El E-Cig en el 50ª Congreso de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ)

España, al contrario que otros países sigue manteniendo una política contra el cigarrillo electrónico

e-cig Riccardo Polosa Hace seis meses fui invitado a participar en el 50ª Congreso de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ), donde defendí mi firme creencia de que el cigarrillo electrónico y los productos del vapor pueden y deben ser una herramienta útil en la lucha contra el tabaquismo. Para mi sorpresa, observé que la Separ todavía mira con miedo a este producto y a su potencial de reducción de daños entre aquellos fumadores que no han podido o querido dejar de fumar, mientras que un creciente número de asociaciones homónimas alrededor del mundo están tomando un camino distinto.

Soy uno de los principales luchadores contra el tabaco y los efectos del tabaquismo, y por ello presido la Sociedad Italiana contra el Humo. No hay duda: el tabaquismo es la gran epidemia del siglo XXI, y por ello no debemos escatimar en recursos para luchar contra sus efectos nocivos. Ahora bien, los métodos tradicionales para abandonar el tabaco (parches, chicles, etc.) tienen una tasa de éxito no superior al 30%. ¿Qué pasa con el 70% restante?

Es ahí donde el potencial de los vaporizadores puede constituir, adecuadamente incentivado, una herramienta de salud pública de primer orden para reducir los daños asociados al tabaquismo en ese elevadísimo número de fumadores que no han podido, o querido, dejar de fumar. Si van a seguir fumando es mejor animarlos a pasarse a alternativas menos nocivas que les proporcionen nicotina, pero sin combustión, ya que la evidencia científica confirma que estos productos reducen hasta en un 95% los daños derivados del consumo de tabaco convencional.

Precisamente estos son los datos que acaba de publicar el servicio de sanidad inglés (Public Health England) en un meta-análisis de todos los estudios científicos publicados hasta la fecha, en el que:

1) reconoce al cigarrillo electrónico como un dispositivo 95% menos nocivo que el tabaco convencional

2) confirma que 20.000 personas dejan el tabaco cada año gracias a ellos

3) explica que ha contribuido a acelerar la reducción en la prevalencia tabáquica

4) certifica que no constituye una puerta de entrada al tabaquismo

5) concluye que el vapeo pasivo es insignificante desde un punto de vista sanitario.

De hecho, Reino Unido lleva años evaluando el impacto del e-cig. En julio de 2016, Public Health England emitió un comunicado conjunto con otros 12 organismos médicos, entre los que se incluían la Fundación Británica del Pulmón, la Asociación Británica de Neumología (la Separ británica) y el Real Colegio de Médicos Británico, reconociendo que gracias al cigarrillo electrónico se había conseguido ayudar a 1,3 millones de personas en Reino Unido a dejar de fumar.

El propio Ministerio de Sanidad británico ha incluido el cigarrillo electrónico en sus ya conocidas campañas para octubre para dejar de fumar (Stoptober).

Pero Reino Unido no es ni mucho menos el único país en tomar estas medidas, pues en los últimos años países como Francia, Estados Unidos, Canadá o Noruega le han seguido en este cambio de mentalidad en las políticas contra el tabaquismo. Con estos precedentes, ¿por qué en España se sigue manteniendo una política anti-e-cig anclada en el pasado?

cigarrillo electrónico Riccardo Polosa

No se trata de que el cigarrillo electrónico sea un buen producto o no. No es sano, y no debería promoverse entre no fumadores. Ahora bien, para aquellos fumadores que no han podido o querido dejar de fumar, es preferible, desde un punto de vista sanitario, que se pasen a alternativas de menor riesgo sin combustión, pues solo con este cambio de hábito se podrán salvar millones de vidas en el medio y largo plazo.

El Gobierno español debe mirar fuera de sus fronteras, seguir de cerca el debate científico internacional en torno a estos productos, y ser valiente para innovar sus políticas sanitarias e integrarlos como herramienta adicional en la lucha contra los efectos del tabaquismo. En juego está la salud de ese 70% de fumadores que merecen tener a su disposición todas las herramientas posibles en su particular vía crucis contra el tabaquismo.

Riccardo Polosa es Director del Instituto de Medicina Interna e Inmunología Clínica de la Universidad de Catania (Italia) y Responsable del Centro Universitario para la Investigación

Liquido RY4 casero

Liquido RY4 casero

Liquido RY4 casero

para un bote 5 ml….(80%GV,10%H2O,10%vozka)

80% GV – Glicerina Vegetal
10% PG – Propilenglicol
10% Agua destilada o Vozdka
2 gotas almendra
2 gotas avellana tostada
2 gotas coco
2 gotas caramelo
4 gotas vainilla

Maceración unos 7 días

Porque se vuelve a decir que el Cigarrillo electrónico es peor que el Tabaco

El cigarrillo electrónico no es perjudicial para la salud

el-lado-oscuro-del-vapor

Pues no, no es perjudicial para la salud al menos si quitamos la nicotina, que solo es Adictiva y no cancerígena como se afirma algunas veces.

– ¡¡¡Entonces !!! ¿Por se vuelve a decir que el Cigarrillo electrónico es peor que el Tabaco?

pues es relativamente sencillo, por las implicaciones y el impacto económico en ciertos sectores, como el político, farmacéutico y tabaquero. Si, parece raro, pero más adelante veréis como al final están relacionados los 3 sectores.

  • Político: se podría decir que no tiene mucho sentido, pero los políticos y los gobiernos, directamente o indirectamente reciben mucho, muchísimo dinero tanto de los lobbys farmacéuticos como de los lobbys tabaqueros, los impuestos, tasas y demás cargas es lo normal que todo el mundo conoce, pero es una parte muy importante del pastel que en un ejemplo más adelante os detallare, pero también están los sobre sueldos, regalos, favoritismos, y demás corruptelas de las cuales ya se han echo muchas películas, documentales y reportajes que salen cada poco en poco en los periódicos y televisiones de todo el mundo.

VaporEleccion-ecig-o-tabaco

  • Lobbys tabaqueros: en este nos vamos a centrar muy poco ya que del tabaco hay tantísimo por leer y todo malo, que poner algo más aquí, seria más de lo mismo, pero yo siempre pongo el mismo ejemplo y es mi caso, soy ex-fumador, llevo más de 6 años sin fumar y me fumaba unos dos paquetes y medio de tabaco al día de Ducados negro, pero todo es cuestión de matemáticas, por cierto este ejemplo también es válido para el tema de por qué a los políticos no les gusta el e-Cig

Ejemplo: si yo fumaba 2,5 paquetes al día, vamos a ver cuanto era en un mes

2,5 x 30 días = 75 paquetes a 5€ cada paquete = 375€/mes en tabaco, para los que no lo saben, en impuestos directos o indirectos se va más o menos un 85% de los 375€

el 85% de 375€ = 318,75 para impuestos y 56,25€ para el tabaco

teniendo en cuenta que yo deje de fumar hace más de 6 años, quiere decir que las tabacaleras han dejado de recibir por mi parte unos 4050€ eso por mi parte, multiplicarlo por cada vapeador que hay en el mundo y veras como es un daño considerable a su economía

Por supuesto la parte que pilla el estado o el gobierno de turno es muchísimo menor, permitirme este inciso de los políticos, ya que al final están metidos en todos los fregados, y echemos cuentas.

Yo al mes puedo gastar en líquidos unos 20€ y en repuestos unos 10€, pero vamos a cubrirnos las espaldas y lo vamos a duplicar, asique, supongamos que al mes me gasto unos 60€

el IVA de 60€ es 12,60€, frente a los 318,75€ que me gastaba antes en tabaco

como podéis ver, las tabaqueras y por descontado los gobiernos pierden muchísimo dinero con cada fumador que se pasa al vapeo,

  • Lobby Farmacéutico

Las farmacéuticas tienen monopolizado el mercado para dejar de fumar a través de la famosa nicotina como tratamiento (en pastillas, chicles, parches, sprays, medicamentos, tratamientos como la acupuntura, la hipnosis, etc.), que tiene un índice de eficacia demostrada inferior al 20% pero que se sigue utilizando y vendiendo exclusivamente por ellos.

Los grandes laboratorios multinacionales ya trabajan en el lanzamiento de sus cigarrillos electrónicos amparados en ensayos clínicos. El día que salgan al mercado ningún médico, ni asociación, ni organización relacionada con la salud dirá que es malo para la salud. Contarán lo que nosotros aseguramos desde Vapor-Madrid y las asociaciones de Vapeo Upev y Anesvap, que es un producto que ayuda a dejar de fumar. No busca nuevos adictos a la nicotina o al vapeo, sino que se configura como otra alternativa para combatir la plaga del tabaco. Ese día, la glicerina dejará de ser nociva; la nicotina, como estará avalada con estudios, aunque sea la misma, dejará de ser adictiva; y, con ello, el cigarrillo electrónico se empezará a reconocer como lo que es ya hoy, una de las grandes opciones a nuestro alcance para intentar dejar de fumar.

y por supuesto, todo lo que perjudica a las grandes farmacéuticas, perjudica a los gobiernos y políticos, otra vez, no hacen falta referencias ya que tenemos películas, documentales y reportajes que salen cada poco en poco en los periódicos y televisiones de todo el mundo.

VaporEleccion4-deja-de-fumar

 ¡¡¡Entonces !!!

¿Por se vuelve a decir que el Cigarrillo electrónico es peor que el Tabaco?

En los artículos que se han publicado últimamente en muchos medios, se pretende hacer creer que el cigarrillo electrónico es algo muy perjudicial para la salud. Ante esto, nosotros tenemos que decir que, si lo comparamos con algo 100% inocuo, por supuesto que podría llegar a perjudicar la salud. Pero lo que todo el mundo parece obviar es que el cigarrillo electrónico nace como alternativa al tabaco.

Recordemos que el tabaco mata al año en España a más de 60.000 personas. Esto es un dato cierto y contrastado. El tabaco le cuesta a todos los españoles más de 10.000 millones de euros al año en tratamientos asociados a su consumo. Por tanto, todo el que escribe o se pronuncia en relación al cigarrillo electrónico lo hace sin tener en cuenta que está atacando y denigrando una de las alternativas al tabaco más eficaces jamás inventada.

Desde su nacimiento comercial por el 2003, en el mundo hay más de 100 millones de personas que lo han usado alguna vez con el único objetivo de dejar de fumar o fumar menos. Cuando se habla de que es una nueva forma de incitar al consumo es un completo error. El que no fuma tabaco no utiliza cigarrillo electrónico.

Sabemos que ahora esta de moda jugar y hacer trucos con el vapor, aunque no se sea fumador, bueno desde las tiendas y las asociaciones siempre se a recomendado para los fumadores, pero es cierto que ya hay varios estudios que demuestran que el vapeo a 0 de nicotina es prácticamente inocuo, por tanto, tampoco tiene mucho sentido ponerse en contra de estas practicas, siempre que sean mayores de edad y lo usen con sensatez .

Es muy fácil demonizar algo para destruirlo. Esto es como hablar mal de los amigos cuando no están delante, que es gratis. Y muchas veces se habla sin documentarse debidamente. Los de vapeo dispositivos, llevan como base para provocar el vapor:

  1. propilenglicol; el mismo conservante que utiliza un medicamento para bajar la fiebre de los niños (Apiretal o Dalsi) para estabilizar el producto. Nadie se preocupa del propilenglicol, ni nadie dice o habla de que sea nocivo para la salud. Eso sí, la cosa cambia cuando se refiere a su uso en cigarrillos electrónicos.
  2. La glicerina vegetal es un ingrediente que consumimos en nuestra alimentación diariamente. Infinidad de alimentos la llevan y nadie se preocupa de que sea nociva o no porque el CODEX alimentario la recoge y la avala como ingrediente para la elaboración de alimentos.
  3. Aromas alimentarios con lo que dan los muchos sabores que hay, pero que no dejan de ser los mismos aromas que se usan en la alimentación de consumo humano.
  4. Y nicotina solo los que vapean con nicotina, nicotina por cierto de las mejores calidades ya que se usan de grado farmacéutico que es el grado más alto de calidad, en el tabaco no se sabe, hay ya muchos estudios que demuestran que la nicotina vapeada es menos adictiva que la nicotina fumada de los cigarros normales, ya que en los cigarros muchos de los componentes químicos y medicamentos que llevan, ayudan a potenciar la adicción de la nicotina fumada. Por no decir que según la OMS la adicción de la nicotina es similar al de la cafeína

Y por supuesto, la nicotina no es cancerígena, por muchos doctores que quieran decir que si lo es, hay estudios científicos que

demuestran que no lo es

de hecho no hay ni un solo muerto o enfermo demostrado en todo el mundo, no hay ni uno solo documentado o conocido y repetimos EN TODO EL MUNDO, por muchos anuncios sensacionalistas y falsos que saquen cada dos por tres como La noticia de hace unos años de un paciente al que diagnosticaron una neumonía lipoidea que causo revuelo y ha reavivo el debate en torno al cigarrillo electrónico, pero está demostrado que que el paciente entro por una patología que se la agravaron con los aerosoles que le administraron provocando así el encharcamiento de los pulmones, a las dos semanas salieron los médicos rectificando y desmintiendo la noticia de la supuesta enfermedad por el cigarrillo electrónico, pero eso ya no salio en tantos medios de comunicación ni se le dio tanto bombo.

En fin, podríamos dar muchos más argumentos, ejemplos de uso, testimonios de personas que han dejado de fumar, que fuman menos o personas que no han conseguido nada. Todo menos personas que hayan hecho o emitido una sola queja sobre que se han sentido mal físicamente por haber utilizado el cigarrillo, porque esto último no se ha producido nunca.

Todo lo contrario. Nosotros, como como usuarios y comerciantes del cigarrillo electrónico “Vapeadores Personales”, nos sentimos orgullosos de haber contribuido al impulso, a pesar de las innumerables barreras que hemos tenido que sortear, de un producto que sin duda será el que entierre definitivamente al producto que más muertes causa de forma directa a nivel mundial: el tabaco.

Publi.deja.de.fumar3

Vapeadores pasivos ¿Existen?

Vapeadores pasivos ¿Existen?

Sabemos que cada vez hay una mayor concienciación por ser respetuoso con aquellos que no fuman y quieren disfrutar de espacios sin humo. Siempre se ha hablado de fumadores pasivos, pero tras la invención del cigarro electrónico surge el concepto de los “vapeadores pasivos”

Se conocen bien las consecuencias que tiene aspirar el humo del tabaco ya seas fumador o simplemente te encuentres junto a uno. Pero queremos que conozcas cómo afecta el vapor de tu cigarrillo electrónico a los vapeadores pasivos.

Recientemente, un estudio del Departamento de Química Analítica de la Universitat de Vàlencia (publicado en Microchemical Journal) ha querido conocer cómo afecta el humo y el vapor, así como los diferentes componente a la calidad del aire de diferentes estancias. Uno de los principales resultados, es que se demuestra que vapear, emite muchísimo  menos partículas perjudiciales que el humo de un cigarro tradicional.

Para la investigación se ha estudiado la calidad del aire de diferentes estancias y el aliento de los   vapeadores y fumadores pasivos.

Las conclusiones han sido que ambas opciones enrarecen el ambiente de los lugares cerrados donde se han utilizado, pero que tiene diferentes consecuencias para vapeadores y fumadores pasivos.

Algunos de los niveles que se han medido han sido los de CO2 y CO, demostrando finalmente que los vapeadores pasivos se encuentran en un ambiente igual al de una atmósfera limpia. En cuanto a la nicotina presente en el aliento, aunque sí que hay una exposición en vapeadores, esta es considerablemente menor que para fumadores pasivos.

Queda demostrado pues que a pesar de que el vapor, ante todo el que contiene nicotina, no es totalmente inocuo, tiene consecuencias mínimas para los vapeadores pasivos. Tras este estudio se puede comprobar que la calidad del aire apenas se ve afectada y que los químicos que retiene una persona que se encuentra junto a un vapeador son levemente perjudiciales.

Desde VaporMadrid te animamos a que te informes sobre todos nuestros productos, pásate al vapeo y evita perjudicar a los demás con el humo del tabaco tradicional.

Crear un NHS libre de humo: cómo los cigarrillos electrónicos pueden ayudar

Crear-un-NHS-libre-de-humo

Después de la publicación reciente de nuestra revisión actualizada de cigarrillos electrónicos (EC) y los titulares de noticias sobre vaping en hospitales, este es un buen momento para establecer el papel que creemos que pueden desempeñar los EC para ayudar a crear un NHS libre de humo y para hacer aclarar nuestra posición

Ya en 2016 publicamos consejos para ayudar a las organizaciones a desarrollar políticas sobre vaping basadas en la evidencia y ayudar a los fumadores a dejar de fumar mientras se manejan los riesgos identificados.

No existe un enfoque de ‘talla única’: lo que funciona para una organización puede no ser apropiado o adecuado para otra.

Por lo tanto, PHE no prescribe ninguna política. En última instancia, depende de cada organización, incluidos los fideicomisos del NHS, decidir qué funciona mejor para su personal y todos los usuarios de sus sitios.

Sin embargo, se aplican algunos principios básicos, y hemos establecido el siguiente marco para guiar las discusiones sobre políticas:

  1. Haga una clara distinción entre vapear y fumar
  2. Asegurarse de que las políticas se basen en evidencia de daño a los transeúntes
  3. Identificar y gestionar los riesgos de adopción por parte de niños y jóvenes
  4. Apoye a los fumadores para que dejen de fumar y permanezcan libres de humo
  5. Apoyar el cumplimiento de las leyes y políticas de ambientes libres de humo

Un NHS libre de humo: un compromiso y un desafío

En 2016, PHE escribió a todos los fideicomisos de NHS ofreciendo nuestro apoyo y resaltando las tres cosas que hacen que un fideicomiso sea libre de humo:

  • Todos los profesionales de primera línea discuten fumar con sus pacientes
  • Soporte para dejar de fumar ofrecido en el sitio o referido a servicios locales
  • No fumar en ningún lugar de los edificios o terrenos del NHS

Hasta el momento, estoy encantado de decir que estamos haciendo un buen progreso. Public Health England, el Departamento de Salud y Asistencia Social y NHS England se han comprometido a ayudar a todos los fideicomisos del NHS a hacer esto realidad como parte del Plan de Control del Tabaco y la Visión de Cinco Años .

Los fideicomisos de salud mental están en camino de entregar el indicador nacional CQUIN para prevenir la mala salud por conductas riesgosas que les exige identificar a los pacientes hospitalizados que fuman y apoyarlos para que dejen de fumar. Este programa se extiende a los fideicomisos agudos desde abril de este año.

El vapeo admite espacios libres de humo

Permitir el vaping en todo o parte de los terrenos del hospital puede respaldar el cumplimiento de la política de ambientes libres de humo. Y, cuanto más fácil sea el cumplimiento, menos dependerá de la aplicación.

Lo que es importante es que cuando los fideicomisos establecen sus políticas de vaping, logran un equilibrio que funcione para todos, ya sea personal, pacientes o visitantes. Sabemos que, a diferencia del humo del cigarrillo, no hay evidencia de que la exposición pasiva al vapor sea nociva para la salud, razón por la cual se puede permitir el vapeo cuando no se fuma.

Pero cada confianza tendrá consideraciones particulares para tener en cuenta. Por ejemplo, las personas con asma y otras afecciones respiratorias pueden ser sensibles a una variedad de irritantes ambientales, que pueden incluir vapor de e-cigarette y es posible que sea necesario realizar ajustes para acomodar sus intereses.

Nuestro consejo es que debería ser una opción más fácil para el personal, los pacientes y los visitantes que usan los sitios del hospital para vapear que para fumar. Exactamente cómo lo logra cada confianza depende de ellos. La experiencia hasta ahora indica que algunos fideicomisos agudos han optado por convertir refugios para fumadores en refugios para vapeo, o para permitir el vapeo en áreas designadas al aire libre.

Los fideicomisos de salud mental, donde la proporción de pacientes que fuman es muy alta y las personas pueden pasar largos períodos en el hospital, incluso en unidades cerradas, han desarrollado enfoques que incluyen permitir el vapeo en áreas interiores específicas. Algunas políticas pueden desarrollarse con el tiempo, ya que los fideicomisos descubren qué es factible dentro de sus propias circunstancias.

Ayudar a los fumadores a dejar de fumar salva vidas y dinero

Para el cuarto de todos los pacientes que ocupan camas en los hospitales de agudos que fuman, y la proporción incluso mayor en los fideicomisos de salud mental, dejar de fumar es lo mejor que pueden hacer por su salud.

Para estar libres de humo, los hospitales deben ayudar a los pacientes que fuman a dejar de fumar y mantenerse libres de humo. Además, todos los fumadores, incluidos el personal y los visitantes, deberían poder comprar una opción de ayuda para dejar de fumar (que podría incluir AE) en la tienda del hospital.

Fumar sigue siendo la principal causa de muerte prematura en Inglaterra y la carga de fumar en el NHS es masiva: cada minuto alguien ingresa en el hospital como resultado de fumar y el costo anual total se estima en £ 2.6bn.

Apoyar a los fumadores a dejar de fumar reducirá estos costos: los fumadores que logran rendirse reducen su costo de por vida para el NHS y la atención social en casi un 50%.

Enfrentar el daño devastador del tabaco es una prioridad nacional y el NHS debe ser el centro de atención para que podamos asegurar una generación libre de humo en Inglaterra.

Fuente: 

Los Ingleses a la cabeza siempre en estos temas,

envidia Española de un vapeo sano

El vapor de los e-cigarrillos es hasta un 95% menos tóxico que el humo del tabaco

Cada vez hay más instituciones del área de la salud que consideran que los e-cigarrillos son menos perniciosos que el tabaco convencional

El vapor de los e-cigarrillos

Aún a día de hoy existe una gran controversia sobre la eficacia de los cigarrillos electrónicos –o ‘e-cigarrillos’– para dejar de fumar. También sobre su seguridad para sus usuarios y los ‘vapeadores pasivos’. Sin embargo, un nuevo estudio llevado a cabo por investigadores de la empresa tabaquera British American Tobacco, con sede en Londres (Reino Unido), parece arrojar luz sobre esta controversia. Y es que según sus resultados, el vapor de los e-cigarrillos contiene una cantidad hasta un 95% menor de los compuestos tóxicos que se encuentran en humo del tabaco. De hecho, el trabajo destaca que la mayoría de los compuestos tóxicos que se detectan en las emisiones de los cigarrillos ‘convencionales’ no están presentes en la de los electrónicos.

Enlace a la publicación del estudio “en Ingles”

Como explica Kevin McAdam, director de esta investigación publicada en la revista «Chemical Research in Toxicology», «a día de hoy contamos con muy pocas publicaciones que hayan examinado la composición química total de los e-cigarrillos. Y es que la mayoría de trabajos se han centrado en compuestos específicos o en grupos de compuestos. Sin embargo, nosotros hemos evaluado un total de 142 compuestos, incluidos aquellos catalogados por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) como ‘dañinos o potencialmente dañinos’, los recogidos en la lista de la Organización Mundial de la Salud (OMS), y los que ya se han comunicado que son generados por los e-cigarrillos».

Menor número y cantidad

Para llevar a cabo el estudio, los autores contaron con la colaboración de laboratorios independientes que se encargaron de medir la cantidad de compuestos químicos que, ya observados en el humo del tabaco, podrían encontrarse también en el vapor de los e-cigarrillos. Es el caso, entre otros muchos, de los óxidos de carbono y nitrógeno, de los fenoles, de la nicotina y compuestos relacionados, de metales, de hidrocarbonos polinucleares aromáticos, o de las aminas aromáticas.

Concretamente, los investigadores evaluaron los potenciales compuestos tóxicos emitidos por un cigarrillo convencional y por un e-cigarrillo. Y para ello utilizaron ‘robots vapeadores’ y ‘fumadores’ en habitaciones estancas y recogieron las emisiones. Como indica Kevin McAdam, «dado que sabíamos que los niveles de algunos constituyentes de los e-cigarrillos iban a ser muy bajos, también analizamos el aire de ambas habitaciones para detectar los posibles contaminantes».

A día de hoy contamos con muy pocas publicaciones que hayan examinado la composición química total de los e-cigarrillos

Los resultados mostraron que, comparados frente a los encontrados en el humo del cigarrillo, los niveles de productos tóxicos recogidos en la lista de la OMS fueron hasta un 99% inferiores en el caso del vapor de los e-cigarrillos. Y asimismo, que las cantidades de productos ‘dañinos o potencialmente dañinos’ según el listado de la FD fueron un 92% inferiores.

Sin embargo, hubo cuatro compuestos que fueron más comunes en las emisiones de los e-cigarrillos que en las del tabaco convencional: propilenglicol, glicerina vegetal, mentol y cromo.

Como refiere Kevin McAdam, «esperamos encontrar propilenglicol y glicerina en el aerosol dado que se emplean para fabricar los e-líquidos de los e-cigarrillos. Y asimismo, mentol, pues se utiliza para conferirles sabor. La presencia de cromo se atribuye al cable de nicromo que se usa para el calentamiento del e-líquido, pero la exposición diaria parece menor a la que tiene lugar con el tabaco».

¿Más seguros que el tabaco?

En definitiva, y según este nuevo estudio, parece que el vapor de los e-cigarrillos contiene productos tóxicos, pero en una cantidad ínfima comparada con el humo del tabaco. Pero eso no quiere decir en ningún caso que los e-cigarrillos sean totalmente seguros. De hecho, todavía hay una cantidad de un 5% de productos tóxicos cuando se comparan con los cigarrillos –y de un 8% en el caso de los compuestos ‘dañinos o potencialmente dañinos’.

Y llegados a este punto, ¿puede considerarse que este estudio es fiable? Hay que tener en cuenta que British American Tobacco, empresa responsable de la investigación, se dedica a la venta de e-cigarrillos. Pero también vende –y con un volumen mucho mayor– tabaco ‘convencional’, por lo que puede suponerse que no haya ninguna intención ‘oculta’ y los resultados sean fiables.

Es más; cada vez son más numerosas las instituciones dedicadas a la salud que, como la Fundación Británica del Corazón o Cancer Research UK, consideran que los e-cigarrillos son menos nocivos que el tabaco tradicional. Y asimismo, el Ministerio de Sanidad de Reino Unidopublicó recientemente un informe en el que se decía que los e-cigarrillos son un 95% más seguros que sus homónimos convencionales.

 

Los médicos pro-vapeo lamentan el “alarmismo infundado” de Sanidad al desaconsejar el cigarrillo electrónico

La Organización de Médicos en Apoyo del Vapeo y de los Cigarrillos Electrónicos (MOVE, por sus siglas en inglés) lamenta en un comunicado el “alarmismo infundado” de la Comisión de Salud Pública del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, dependiente del Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas, desaconsejando el uso de los cigarrillos electrónicos.

Los médicos pro-vapeo lamentan

La coordinadora de MOVE, Carmen Escrig, considera que “se trata de una postura inmovilista, especialmente teniendo en cuenta que las asociaciones médicas españolas recuerdan anualmente que el 70% de las personas que usan chicles o parches de nicotina fracasan a la hora de dejar de fumar”.

Desde la organización consideran que esta decisión “da la espalda tanto a la ciencia como a aquellos fumadores que no han conseguido dejar de fumar pese a intentarlo por otros medios”; y critican que no se abra la puerta a las políticas de reducción de riesgos derivados del tabaquismo, “que han demostrado tener un gran éxito y ayudar a miles de fumadores a sustituir el tabaco por alternativas menos nocivas”.

En este sentido, hace referencia a Reino Unido, donde el Ministerio de Sanidad británico ha publicado este mes de febrero un informe asegurando que, cada año, unas 20.000 personas se pasan al cigarrillo electrónico.

“El cigarrillo electrónico es un producto totalmente distinto al tabaco, y eso no se refleja en la valoración de la Comisión. Cada año, más fumadores emprenden la transición del tabaco al ‘ecig’ y, hoy en día, ya son 450.000 los vapeadores en España que pueden atestiguar que los cigarrillos electrónicos son una alternativa menos perjudicial y una herramienta muy eficaz para combatir los daños causados por el tabaco e incluso para abandonar totalmente la adicción a la nicotina”, afirma Escrig.

“Si seguimos el ejemplo de otros países que apuestan por la reducción de daños, estaríamos dando un gran golpe al tabaquismo”, asevera la coordinadora de la plataforma en referencia al informe publicado en febrero por el Departamento de Salud Pública británico que asegura que muestra una nueva actualización sobre los riesgos del vapeo y el papel de la nicotina.

Revés de Sanidad al cigarrillo electrónico y al tabaco sin combustión

El Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas han recomendado a los ciudadanos no consumir dispositivos susceptibles de liberación de nicotina (cigarrillos electrónicos), ni productos de tabaco por calentamiento (sin combustión) por existir riesgos para la salud.

Poster-Vapor-Madrid-4

En concreto, han sido los miembros de la Comisión de Salud Pública del Consejo Interterritorial del sistema sanitario en su última reunión los que han advertido de la existencia de estos riesgos y, por tanto, según el acuerdo al que ha tenido acceso Efe, han aconsejado no consumir ninguno de estos productos.

Se han encontrado sustancias cancerígenas en líquidos y vapor de cigarrillos electrónicos, por lo que no se pueden excluir los riesgos para la salud asociados al uso o exposición al vapor“, subraya la Comisión en relación a estos dispositivos que están incluidos en la categoría de productos relacionados con el tabaco.

En su objetivo de promover la salud de la ciudadanía y prevenir las enfermedades asociadas al consumo de tabaco, la Comisión, presidida por la directora general de Salud Pública, Calidad e Innovación del Ministerio de Sanidad, Elena Andradas, alude a los productos de tabaco sin combustión.

Estos -puntualiza- tienen la consideración de “novedosos” de acuerdo a la nueva normativa de 2017 que regula aspectos sobre la fabricación, presentación y comercialización de los productos del tabaco y los relacionados, y por lo tanto -destaca- se les tiene que aplicar la ley de medidas sanitarias frente al tabaquismo.

Los productos de tabaco por calentamiento, según la Comisión, “generan un aerosol que contiene nicotina en proporción igual o superior a los cigarrillos con combustión“, con lo que producen “los efectos fisiológicos y adictivos de la nicotina, equivalentes al tabaco por combustión”.

cigarrillo electrónico vapor-Madrid

La Comisión recuerda que España firmó en el año 2003 el convenio marco del control del tabaco de la Organización Mundial de la Salud, que reconoce que existe un conflicto de intereses entre la industria del tabaco y la salud pública de los ciudadanos.

Indignación en el sector

Desde el sector del cigarrillo electrónico, la Unión de Promotores y Empresarios del Vapeo (UPEV) mostró su sorpresa por la posición “abrupta” y “anclada en el pasado” del Ministerio de Sanidad sobre este producto.

Su presidente, Arturo Ribes, explicó en declaraciones a Efeagro que “el cigarrillo electrónico efectivamente no es un producto recomendado para la sociedad general, pues no es inocuo”, si bien “es una alternativa menos nociva que el tabaco dirigida exclusivamente a fumadores adultos que no han querido o no han podido dejar el tabaco”.

En este sentido, ha precisado que el producto “puede reducir hasta en un 95 % el daño que causa el tabaco en el fumador” y que existe un “profundo debate científico a nivel internacional sobre el potencial de este producto como herramienta de reducción de daños aplicada al tabaquismo”.

“Sin duda, en España este debate todavía no está tan avanzado”, mientras que en otros países como el Reino Unido se ha integrado como una herramienta más en sus políticas anti tabáquicas e incluso recomienda “activamente” a los fumadores “que se pasen a estas alternativas menos nocivas si no consiguen dejar el hábito”, ha añadido.

Por último, desde la UPEV se quiere hacer una distinción entre el cigarrillo electrónico y el tabaco calentado, entre los que existen dos diferencias fundamentales: el cigarrillo electrónico no contiene tabaco, y puede, o no, contener nicotina.